Llamanos 944 232 438

Macrobiótica es una palabra que se forma a partir de dos palabras griegas: macro (duradero o grande) y bios (vida) . Por tanto, literalmente macrobiótica significa gran o larga vida. Hoy, macrobiótica es un modo de vivir, incluyendo la dieta y el estilo de vida, que nos permite tener una mejor experiencia de la vida.

La alimentación macrobiótica combina alimentación, medicina e espiritualidad, se basa en el equilibrio entre el Yin y el Yang. Los alimentos Yin (son los pasivos, los que aportan una energía fría y debilitante como el azúcar, la miel, las frutas tropicales, las patatas, el ajo, las berenjenas, los lácteos y el alcohol) y los alimentos Yang (aportan una energía tonificante y positiva, son, por ejemplo, los cereales, las legumbres, el pescado, la carne magra, las verduras (se recomiendan que sean tratadas sin pesticidas, bio o de la manera más natural posible).

El filósofo japonés, Gerorge Ohsawa, fue quien expandió la alimentación macrobiótica a Europa a partir de los años treinta, inspirado por las enseñanzas del doctor Sagen Ishizuka.

“sin alimentación no hay vida; la calidad de la alimentación determina la calidad de la forma de vida“.

La Macrobiótica trabaja la interacción entre el hombre, su alimentación, el estilo de vida que lleva y el entorno en el que vive. Todo aquello que elegimos para comer y el estilo de vida que llevamos son factores medioambientales que influencian nuestra salud y nuestro estado de bienestar, para la macrobiótica es importante llevar una dieta adaptada a cada individuo y un estilo de vida adecuado a los factores medioambientales y el medio natural.

Principios básicos:

  • Tomar alimentos provenientes del medio en el que se vive y de temporada.
  • Comer sólo cuando se tiene hambre y sólo la cantidad necesaria, el resto son excesos.
  • Evitar tomar demasiadas cosas extremadamente Yin con el fin de favorecer la fortificación del sistema nervioso autónomo, base de un sistema inmunitario eficaz.
  • Tomar alimentos lo menos manipulados posible (integrales, sin abonos ni productos químicos, etc.
  • Masticar concienzudamente cada bocado, la masticación mejora la digestión, nos calma emocionalmente y nos permite disfrutar plenamente los sabores.

Aún así, no quería dejar de haceros un breve resumen de los alimentos que consumimos en nuestra vida cotidiana y que deberíamos sustituir por otros mucho más sanos:

  1. La miel, el azúcar y los edulcorantes, por melaza de arroz.
  2. La leche de vaca por bebida de arroz, avena o almendra.
  3. El queso fresco o embutidos por tofu pero, ojo!! Es importante hervirlo 5 minutos para no tomarlo crudo. Y el queso de untar, sustitúyelo por mayonesa de tofu.
  4. Los yogures, por gelatinas que podéis preparar vosotros mismos con zumo de manzana y Agar-Agar.
  5. El bocadillo de jamón del medio día, por calabaza asada, sushis, bolas de arroz, barritas de cereales, compotas…
  6. La mantequilla de la tostada del desayuno, por tahini o crema de cacahuete.
  7. La mermelada habitual de la tostada, por mermeladas sin azúcar o compota de manzana sin azúcar.
  8. Galletas convencionales por galletas sin azúcar y bizcochos por pan germinado de espelta.
  9. El pan blanco por pan integral.
  10. El café convencional, por un café de cereales. Por ejemplo de achicoria.
  11. Las carnes rojas, por legumbres y cereales y otros sustitutivos como el seitan, tofu o tempeh.
  12. Revueltos de huevos y setas, por revueltos de tofu con setas.
  13. El arroz, pasta y pan blanco, por arroz, pasta y pan integral.
  14. Los cereales tradicionales de desayuno, por cremas de arroz o cremas de copos de avena.
  15. La sal común, por sal natural o sal completa sin procesar.
  16. La verdura congelada, por verdura de temporada.
  17. Introduce tés en tu dieta, como el kukicha o el mu.
  18. En verano, sustituye los refrescos, por agua con limón o pepino, té frío…

Espero que os haya ayudado un poquito con esta breve introducción a la dieta macrobiótica, porque digo “breve” porque es súper extensa. Si os interesa el tema yo que vosotr@s haría un curso especializado.

Consejito como todo, esta dieta esta muy bien, como para utilizarla como forma de vida, pero nunca obsesionándose. 🙂

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail